Aventuras Fuera Del Cuerpo

Aventuras Fuera Del Cuerpo, libro de William Buhlman.

El autor describe que gran parte de su vida fue un total agnóstico en lo que se refiere a la existencia de vida después de la muerte, y de todo lo que no se pueda ver con los ojos. Hasta que un día, por mera casualidad, tuvo una experiencia extracorporal, en la cual se vio a sí mismo durmiendo, mientras él permanecía en la habitación pero en una ubicación diferente. A partir de este día comenzó a repetir a voluntad la experiencia, y explorar universos paralelos donde puede viajar con tan solo desearlo.

La Escalera De Jacob
La Escalera De Jacob

Luego de 30 años de estos viajes astrales, y de mucho estudio, explica la existencia de túneles de energía que conectan los universos no físicos, basándose en sus propias experiencias y en los conocimientos científicos descritos en el libro, pero que no voy a repetir aquí. Además estos túneles energéticos han sido representados por pintores como el holandés Hieronymus Bosh (1460-4516) en su conocida obra El Ascenso al Empíreo, que ilustra con claridad a un ser individual que está siendo escontado por un túnel de energía. Al final del túnel hay una luz brillante que indica el cielo (una dimensión de frecuencia más alta).

Dos siglos después, el poeta, místico y pintor inglés William Blake (1757-1827) creó su obra maestra titulada La Escalera De Jacob. En su impresionante acuarela representa seres humanos y ángeles que ascienden y descienden hacia un círculo brillante o túnel de luz.

Más avanzado el siglo diecinueve, Gustavo Doré (1832-1883) creó su famoso grabado de Dante y Beatriz mientras experimentaban su beatífica visión. Con gran detalle gráfico, representa un túnel no físico que conduce hacia una luz.

Me parece evidente que los conductores de energía representados por Bosch, Blake, Doré, Einstein y Rosen, al igual que los conductos de energía que se describen en este libro, son túneles de energía que conectan la dimensión física con su contraparte no física.

Los millones de experiencias cercanas a la muerte de las que se han tenido conocimiento en los últimos veinte años en todo el mundo, representan una evidencia adicional de esta creencia. Uno de los aspectos más significativos de las situaciones cercanas a la muerte es que describen vívidamente un túnel de luz que conduce a una luz brillante o a un nuevo entorno. En los extensos estudios efectuados por Raymond Moody, Melvin Morse, Kenneth Ring y otros médicos, se habla de que esta descripción de un túnel de luz que conduce a una luz brillante aparece en todas las culturas y países del mundo. Nótese la semejanza entre el puente de Einstein-Rosen y las observaciones hechas por las numerosas personas que han tenido una experiencia cercana a la muerte.

Túnel de Luz

Las observaciones obtenidas durante exploraciones extracorporales controladas sugieren que el túnel de luz es la abertura de la membrana de energía no física que separa la dimensión física de su vecina no física paralela. El túnel de energía comúnmente observado durante una experiencia cercana a la muerte es en realidad una abertura o grieta temporal muy organizada en la membrana de energía no física y parece que se abre automáticamente para que pasen las formas de vida. Después que una forma de vida pasa al interior de una dimensión de energía de frecuencia superior, la abertura del túnel vuelve a su forma original.

La experiencia del túnel es mucho más significativa de lo que generalmente se reconoce. No sólo aporta evidencias importantes de un método lógico de transición para la consciencia después de la muerte física, sino que coincide con las teorías de la física moderna referentes a los universos paralelos y los agujeros de energía, al igual que con mis observaciones acerca del universo multidimensional. Ha llegado el momento de que la ciencia moderna investigue esta realidad. Los millones de experiencias cercanas a la muerte y extracorporales que ocurren en todas las culturas y sociedades del mundo no pueden ser una coincidencia. Además, ya no
pueden pasarse por alto los incontables informes de túneles de energía procedentes incluso de quinientos años atrás. La investigación científica de las dimensiones paralelas de energía no físicas y de las aberturas de sus túneles será un avance importante en la ciencia moderna, porque conducirá a una verdadera comprensión de nuestro universo multidimensional.

Aunque los científicos siguen concentrándose en la materia externa, otro grupo de personas intrépidas ha explorado el núcleo íntimo del universo. Evitando los métodos científicos tradicionales, se han aventurado mucho más allá de los límites de nuestra evolución tecnológica actual y han ampliado las exploraciones humanas a áreas no descubiertas. Y esto lo han logrado con una forma revolucionaria de investigación: las exploraciones no físicas controladas por uno mismo dentro de la subestructura invisible del universo. Los descubrimientos logrados durante estas exploraciones no físicas han aportado conocimientos revolucionarios
acerca de la estructura invisible del universo, de nuestra existencia y de nuestra continuidad después de la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *