La resurrección de los muertos

La resurrección de los muertos

resurrecion de los muertos
La Resurrecion de los Muertos

En su carta primera a los corintios Pablo afronta el rechazo de los griegos convertidos al cristianismo hacia la corporeidad de los resucitados. Influenciados por la mentalidad platónica y helenista, estaban dispuestos a admitir la inmortalidad del alma, pero no la resurrección de los cuerpos.

Como dice J. L. Ruiz de la Peña “La creencia en la resurrección de los muertos había abierto camino a Israel desde sus primeras manifestaciones explícitas en Dn. Y 2 Mac. De forma que, en tiempos de Jesús, era doctrina ampliamente divulgada y sostenida.

Jn 11, 24 la pone en boca de una mujer del pueblo; Hch 23, 6-8 y 24, 14-15 nos presentan a Pablo utilizando la fe en la resurrección para patentizar su acuerdo con las esperanzas judías. En el primero de estos textos busca, además, la alianza con los fariseos sobre la base de una persuasión común, frente al poderoso partido de los saduceos.

El fariseísmo, en efecto, como sector más progresista de la intelectualidad israelita, se había erigido en defensor de la resurrección, en apoyo de la cual había construido toda una complicada apologética, con vistas sobre todo a vencer la oposición saducea, aferrada a la letra de los escritos paleotestamentarios anteriores a Dn.

Importa notar que la teología farisaica de la resurrección no restringía comúnmente ésta a los justos, sino que conocía también una resurrección de los ímpios para el juicio, eso es, para el castigo eterno”.

“El Jesús de los sinópticos, si bien no habla frecuentemente del tema, lo hace en un inequívoco contexto polémico, justamente contra los saduceos” (Mc 12, 18-27 y par).

“En el cuarto evangelio las menciones de la resurrección son más reiteradas y poseen mayor densidad teológica. En Jn. 5, 28-29 se afirma totalmente la resurrección universal”.

“Jesús mismo es la resurrección y la vida” (Jn. 11, 24).

“No es exagerado afirmar que la resurrección es uno de los temas cardinales de la teología de Pablo”. El texto más antiguo es el de 1 Ts 4, 13-17. Pero “el lugar central de la teología paulina de la resurrección es 1 Co 15”, contra los que dicen que “no hay resurrección de los muertos” (v. 12. 13. 15. 16. 29. 32), Pablo objeta que entonces tampoco Cristo ha resucitado (v. 12. 13. 15), lo que queda refutado por lo que han visto numerosos testigos oculares y él en último término (v. 6. 8) y en ese caso no tendríamos salvación ya que ésta se nos da precisamente por medio de Cristo muerto y resucitado y seríamos así “los más desgraciados de los hombres” (v. 19).

La resurrección de los muertos aparece ya en los símbolos (credos) más antiguos y en las profesiones de fe de los concilios ecuménicos y provinciales.

216. La resurrección de los muertos

Capítulo XII. El más allá. ¿Continuamos o no después de la muerte?

Teología de Bolsillo, Antonio Hortelano

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *