¿Se puede demostrar que existe una vida después de la muerte?

¿Se puede demostrar que existe una vida después de la muerte?

vida despues de muerto
vida despues de muerto

H. Küng piensa que la existencia de la vida eterna no puede ser demostrada racionalmente, si bien de alguna manera es posible acreditarla por inducción existencial para encontrar el sentido último a la existencia.

“Platón, dice, seguidor de su gran maestro Sócrates, que había afrontado la muerte con soberana serenidad, tuvo siempre por motivos éticos y políticos, una apasionada preocupación por encontrar nuevas pruebas de la inmortalidad del alma, primero en su diálogo de juventud “Gorgias” y luego, sobre todo, en los diálogos “Fedro” y “Fedón”. Según él, el alma es principio de vida y, por tanto, inmortal. Esencialmente emparentada con las eternas ideas espirituales de lo verdadero, lo bueno y lo bello, el alma –a diferencia del cuerpo, su cárcel- no es visible, compuesta y material, sino simple, espiritual y divina, de modo que en ella no cabe disolución… El alma espiritual es inmortal, y precisamente esto es lo que aquí y ahora debe determinar la vida individual y social de los mortales.

Los razonamientos filosóficos de Platón, con sus múltiples variantes, han sido objeto de controversia durante siglos. El mismo Aristóteles no reivindicó la inmortalidad para el alma individual, sino sólo para la supraindividual, esto es, para el alma del mundo. Los neoplatónicos y Agustín volvieron a seguir a Platón; Averroes y otros filósofos medievales árabes, en cambio, a Aristóteles. Los grandes pensadores medievales cristianos Alberto y Tomás, aún siendo aristotélicos, y más tarde los grandes filósofos de la edad moderna hasta la Ilustración: Descartes, Leibnitz, Wolff, volvieron a seguir la línea de Platón, intentando fundamentar filosóficamente la inmortalidad del alma.

muerto y alma vive
muerto y alma vive

Y Kant, finalmente, fue quien a este respecto estableció unas normas críticas válidas hasta el día de hoy. También él, al principio, había intentado demostrar la inmortalidad del alma, pero acabó adhiriéndose a la filosofía escéptica de Bayle, Voltaire y Hume, para terminar, con su “Crítica de la razón pura” (1781), destruyendo todas las pruebas de la inmortalidad del alma (como las de la existencia de Dios en general). Kant, no obstante, concedió validez a la fe en la inmortalidad del alma (contra la negación total de Hume) como postulado de la razón práctica: ¡para la ética!. A una con la libertad de la voluntad y con la existencia de Dios, la inmortalidad del alma constituye el presupuesto del obrar ético incondicionado del hombre. Pues, según Kant, el hombre está destinado a la santidad ética, pero no la puede alcanzar sino en el más allá; y si no hubiera equilibrio entre virtud y destino, todo el orden moral del mundo quedaría en entredicho”.

No se puede, pues, según eso, demostrar racionalmente que existe el más allá pero tampoco se puede demostrar que no existe.
No cabe, pues, según Küng, una demostración racional del más allá por vía de deducción, pero sí cabría quizás una inducción de una existencia eterna a partir de la confianza vital que surge en todos los hombres apenas se instalan en la realidad.

cuerpos muertos
cuerpos muertos

¿Qué pasa en la muerte? ¿Y después de la muerte? Filósofos más recientes, los filósofos de la existencia y los neomarxistas ya comenzaron a discutir esta cuestión de forma más diferenciada. Así mientras Sartre le dio una solución negativa, Heidegger la dejó abierta y Jaspers la respondió afirmativamente con condiciones; y mientras Adorno consideró inimaginable la idea de la muerte como ultimidad absoluta, Horkheimer confesó abiertamente la nostalgia por el absolutamente OTRO; y Bloch alentó hasta el fin de su vida una enorme curiosidad por el “gran quizás”. De forma que en este nuestro mundo, impregnado de positivismo y materialismo, poco a poco se va extendiendo el convencimiento de que la cuestión de la vida eterna no puede zanjarse con meras fórmulas como “deseo”, “opio”, “resentimiento”, “ilusión”. Son demasiado escuetas para poder expresar exhaustivamente el potencial de esperanza que brota sin cesar por todas partes”.

209. ¿Se puede demostrar que existe una vida después de la muerte?

Capítulo XII. El más allá. ¿Continuamos o no después de la muerte?

Teología de Bolsillo, Antonio Hortelano

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

2 comentarios sobre “¿Se puede demostrar que existe una vida después de la muerte?

  1. Creo que muchas de las opiniones sobre este tema se ven tergiversadas por el miedo inherente del ser humano al hecho inevitable de la muerte.
    Objetivamente no se puede afirmar nada, ni a favor ni en contra, que garantice de alguna forma la supervivencia de la conciencia tras la muerte física. Nadie ha vuelto de la muerte realmente, únicamente tenemos testimonios de personas que experimentaron las sensaciones propias de una muerte clínica, que no real.
    Cualquier opinión se queda esteril cuando falta información, más aún cuando esta información es literalmente la más imposible de obtener de todas las informaciones posibles.

  2. Después de leer el libro de JJ Benítez……me inclino a pensar que sí existe vida después de la muerte.

    Al leer y releer este libro , me siento más tranquila ,frente a la muerte. Y estoy de acuerdo en lo que él afirma, que el concepto VIVO necesita ser revisado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *