Muerte

MUERTE

Hoy escribo con mucha pena, porque la razón de mi mensaje es sobre la muerte.

El viernes 17/09/2010 falleció mi papá.

Ayer sábado 18/09/2010 fue su funeral, al que no asistí, porque me encuentro en Inglaterra, y mi familia vive en Chile.

Y hoy domingo quiero compartir los pensamientos de los creyentes cristianos católicos que enfrentamos la muerte.  Es un trabajo al que me enfoqué durante el tiempo que de otro modo hubiera estado en su funeral.  Este tiempo lo dediqué a traducir un excelente folleto que entregan en la Parroquia a la cual asisto aquí en Inglaterra, y tanto me gustó que quize traducirlo y compartirlo.

Primero y antes que nada porque cuando busco en Internet información sobre “muerte”, “fallecimiento”, “deceso”, “exequias”, y otras palabras asociadas, me llamó la atención que nadie se ha dado el trabajo de publicar algo serio.  Solo encontré definiciones de diccionario como las de Wikipedia, y sitios de juego, como aquellos que adivinan la fecha de tu muerte.  Entre otros varios como películas que tratan el tema en forma poco seria y solo con el fin de entretener dando miedo.

¡Qué absurdo!

Nadie en este mundo ha dejado de experimentar la muerte, y sin embargo es el tema que nadie quiere hablar.

Debido a mi lejanía, y ganas de sentir cariño a la distancia, decidí publicar una foto de mi papá y la noticia en Facebook, aunque sé que la tradición obliga a publicarlo en un periódico que hoy en día ya nadie lee.  Y cuál fue mi sorpresa, revisando mis emails cada 5 minutos, que nadie me escribía.  Al final del día, creo que tengo algo así como 10 mensajes de condolencias, además de muchas llamadas por teléfono de los más cercanos.  ¿Es que nadie sabe qué decir?  ¿Evitar el tema es necesario?  ¿Por qué muchos amigos y conocidos simplemente evitaron mencionarlo?

Como preámbulo al documento que traducí, quiero señalar mi opinión personal.

La muerte me rodea desde que aprendí a volar aviones.  Fue mi instructor, Oscar Benavides, con más de 30 mil horas de vuelo, quien constantemente y en cada vuelo me repetía esa palabra.  Nunca la había escuchado tan seguido y sin miedo, es que en mi familia nadie habla en forma abierta el tema.  Y así al finalizar el curso después de 8 meses según recuerdo, ya lo tenía totalmente asumido que iba a pasar sí o sí, solo que el día no lo sé.  Desde entonces que hablo con mucha naturalidad de la muerte.

Tanto así que casi me cuesta mi matrimonio.  Cuando a mi señora le diagnosticaron cancer, y yo en forma natural hablé de elegir cementerio, ir a misa, pedir perdón a Dios, preparar la ida como cuando uno va a viajar.  Qué regalo más grande de parte de Dios!, dije.  Y el enojo de mi señora fue impresionante, me llamó desatinado, y otras palabras que no voy a repetir.  Finalmente ella está sana, gracias a tanta oración que hicimos y a la Gloria de Dios que nos dió este hermoso Milagro de su Sanación.

Hoy es primera vez que experimento la ida de un familiar, mi papá.  La experiencia con mis abuelos no fue en nada triste, cuando yo era niño mis abuelos eran ya viejitos, y simplemente parecía natural que se fueran.  Hoy es diferente, me han surgido lágrimas de verdad que no experimentaba desde niño, y es ese sentimiento de no poder verlo, de saber que no lo veré más, en forma física, y solo tener la esperanza, el sueño de poder reencontrarnos en el cielo.

Y aún así, él me ha estado acompañando todo el día.  Esto es privado, ya que a los ojos del mundo soy loco en pensar que él pueda estar junto a mí, pero he sentido su compañía desde el día Jueves al mediodía (sí, antes que él falleciese), hasta el anochecer del Viernes.  Su presencia se manifestó en muchas formas cariñosas, reconocibles, señales en las nubes, gente que me contactó después de meses, y que no sabían por qué me estaban llamando ya que no sabían la noticia, coincidencias hermosas.   Pero no voy a dar más detalles ya que para tí no será más que locura.

Bueno, el resultado de mi traducción es el siguiente, y estoy seguro servirá a mucha gente que necesita conocimiento y consuelo en esta hora tan difícil.

Puedes descargar el documento ” muerte pdf ” en tu computador y compartirlo si así lo deseas, usando el siguiente link.

Muerte_y_Vida_despues_de_la_Muerte.pdf

MUERTE Y VIDA DESPUES DE LA MUERTE

Lo que la Iglesia Católica Enseña

Traducción de Keno Toriello

Cuando los doctores le dijeron a una mujer católica que ya no había nada que ellos pudieran hacer para salvarle la vida, ella le pidió a sus amigos que dejaran de rezar pidiendo por su recuperación. En cambio, ella les sugirió que le hicieran llegar sus intenciones especiales que a ellos les gustaría que ella presente a Dios después de su muerte. Cuando llegó la hora de su muerte, algunos meses más tarde, ella había recibido más de mil oraciones de petición.
Esta mujer creía que después de su muerte, su alma se separaría de su cuerpo y regresaría a Dios. Ella sabía que la muerte no es el final, sino una continuación de vida en una forma diferente.
Ella entendía que podría tener que pasar un tiempo de purificación antes de reunirse completamente con Dios. Ella no tenía ninguna duda de que sus lazos de amor con su familia y amigos se mantendrían intactos.
Esta mujer tenía un entendimiento único de la fe Católica en cuanto a la muerte y vida después de la muerte.

“La vida cambia, no termina”

– Prefacio de la Misa de Funeral Cristiano

QUE PIENSAN LOS DEMAS

La mayoría de la gente reconoce a la muerte como la cesación de las funciones corporales y el comienzo de la descomposición, pero hay una gran variedad de creencias sobre qué es lo que sucede después de la muerte.

Los ateos y los humanistas seculares creen que la muerte marca el fin de la existencia de la persona. Ellos niegan la existencia de una vida futura.

La mayoría de las religiones del Este creen que después de la muerte de una persona se renace como una planta, un animal o como otra persona. Ellos creen que el proceso de reencarnación continúa hasta que la persona alcanza un estado de perfección.

La espiritualidad de la Nueva Era incorpora una mezcla ecléctica de creencias en reencarnación y del mundo espiritual en la cual las personas que han muerto pueden ser contactadas a través de medios humanos.

Algunas personas que han vivido experiencias cercanas a la muerte describen que flotaban sobre su propio cuerpo y observaban los esfuerzos por revivirlos. Algunos describen un fin al dolor y una sensación de paz. Otros describen entrar a un túnel y caminar hacia una luz brillante.

Ninguna de estas creencias o experiencias puede ser verificada. Nosotros no sabremos lo que es la muerte hasta que la experimentemos nosotros mismos. La muerte es un misterio. Lo que la gente cree acerca de la muerte y la vida después de la muerte es un asunto de fe.

Los cristianos basan sus creencias sobre la muerte y vida después de la muerte en lo que Jesús enseñó y experimentó en su propia vida, muerte y resurrección. Pero los cristianos tienen diferentes formas de interpretar la Biblia, así que hay desacuerdo en qué pasa cuando una persona muere.

Las creencias de los católicos están basadas en las Escrituras, pero también en Tradición, la cual incluye los escritos de los Padres de las Iglesias, el ejemplo de los primeros Cristianos, y las experiencias de los santos, místicos, y teólogos.

QUE CREEN LOS CATOLICOS ACERCA DE MORIR

La experiencia de Jesús en la cruz nos muestra que el proceso de morir puede ser doloroso. Pero nosotros creemos que Dios está junto a la persona que muere, debido a la oración de Jesús, la cual comenzó con un lamento doloroso, “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” (Salmos 22:2 ; Mateo 27:46), pero que terminó con una poderosa afirmación de que Dios “no le ocultó su rostro, y lo escuchó cuando pidió auxilio” (Salmos 22:25).

Jesús también nos mostró que morir es un tiempo de perdonar (Lucas 23:34) y de preocuparse de aquellos seres amados que uno deja atrás (Juan 19:26-27).

“A pesar de su angustia cuando enfrentó la muerte, (Jesús) la aceptó en un acto de sometimiento total y libre a la voluntad del Padre. La obediencia de Jesús transformó la maldición de la muerte en una bendición”

– Catecismo de la Iglesia Católica, N. 1009

QUE CREEN LOS CATOLICOS SOBRE LA MUERTE

Los católicos creen que al momento de la muerte, el alma se separa del cuerpo. Nadie sabe el momento exacto o cómo sucede la separación.

San Lucas nos dice que Jesús gritó, “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”, y entonces dejó de respirar (Lucas 23:46). En palabras de San Juan, Jesús dijo, “Todo está cumplido”, e inclinando su cabeza, El “entregó su espíritu” (Juan 19:30).

Nosotros creemos que Jesús prometió que él estaría con nosotros al momento de la muerte. “Yo volveré y te llevaré junto a mí, de manera que donde yo esté, tú también estés” (Juan 14:3).

San Esteban experimentó los frutos de esta promesa en los momentos antes de morir cuando exclamó, “He aquí, veo que los cielos están abiertos, y el Hijo del Hombre está a la derecha de Dios” (Hechos 7:56)

Gente que trabaja en hospicios dice que a menudo la gente en las últimas étapas de su vida hablan a Jesús. Un sacerdote recuerda haber visitado a una mujer moribunda que abrió los ojos y dijo, “Padre, tú estás aquí, y Jesús está aquí también”.

“Ve adelante, alma cristiana, desde este mundo… Tú verás a tu Redentor cara a cara”

– Oración de Elogio

QUE CREEN LOS CATOLICOS QUE PASA DESPUES DE LA MUERTE

San Pablo nos asegura que, “si hemos muerto con Cristo, nosotros creemos también que viviremos con él” (Romanos 6:8).

Los católicos creen que la muerte no es el fin, sino el comienzo. El nacimiento es la transición de la vida en el vientre materno a la vida en la tierra. La muerte es la transición de la vida en la tierra a la vida eterna.

Después de la muerte, el alma experimenta el juicio. El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que “cada uno será recompensado inmediatamente después de morir como consecuencia de sus obras y de su fé” (N. 1021).

Es una gran tentación pensar acerca de este juicio en términos humanos, pero Jesús nos recuerda que los caminos de Dios no son nuestros caminos. Mientras colgaba de la cruz, Jesús demostró que nunca es tarde para cambiar tu vida cuando El le dijo al buen ladrón, “Hoy mismo tú estarás conmigo en el Paraíso” (Lucas 23:43).

Tal como San Juan de la Cruz dijo, “En el atardecer de la vida, debiéramos ser juzgados por nuestro amor” (Dichos 64).

“Si el más grande pecador de la tierra sucede que se arrepiente justo al momento de su muerte, y expira su último aliento en un acto de amor, ninguna de las muchas gracias que hizo abuso, ni ninguno de los muchos pecados que cometió estarán en su camino. Nuestro Señor lo recibirá en su misericordia”

– Santa Teresa de Lisieux

CIELO, INFIERNO, Y PURGATORIO

Los católicos creen que el Cielo es un estado de júbilo supremo que existe cuando nosotros estamos en total unión con Dios. El infierno es un estado de permanente separación de Dios que resulta cuando las personas libremente eligen rechazar a Dios.

La mayoría de los Cristianos Protestantes creen solo en el Cielo y en el Infierno, pero los Católicos también creen en el purgatorio, un estado intermedio de purificación para las almas que no están condenadas al infierno, pero que no están listas para ver a Dios cara a cara.

De tiempo en tiempo los Primeros Cristianos decían oraciones por los fallecidos, de manera que “ellos puedan llegar a la visión beatífica de Dios” (Catecismo de la Iglesia Católica, N 1032). El concepto de purgatorio fue propuesto por la Iglesia al principio del Concilio de Carthage en el año 394 DC.

La base en las Escrituras para el Purgatorio se encuentra en la historia de Judas Macabeo, quien hacía expiación por los muertos. San Juan Crisóstomo apunta que los hijos de Job fueron purificados por el sacrificio del padre como prueba de que “nuestros ofrecimientos por los muertos les brinda a ellos alguna consolación”.

Santa Catherine de Génova nos cuenta que las almas en el purgatorio experimentan más felicidad y paz de la que tuvieron aquí en la tierra porque saben que entrarán en el Reino de los Cielos. Su mayor sufrimiento es estar separados de Dios.

“Antes de entrar en el Reino de Dios, todo rastro de pecado dentro de nosotros debe ser eliminado, toda imperfección en nuestra alma debe ser corregida. Esto es exactamente lo que sucede en el Purgatorio… Aquellos que después de morir viven en este estado de purificación ya están inmersos en el amor de Cristo, el cual los eleva fuera del residuo de imperfección”

– Papa Juan Pablo II

LA COMUNION DE LOS SANTOS

Los católicos creen que existe una unión espiritual entre las almas en la tierra, las almas en el Purgatorio, y los santos en el Cielo. Nosotros la llamamos Comunión de los Santos. Nosotros creemos que esta unión espiritual nos permite mantener nuestros lazos de amor. Nosotros podemos rezar el uno por el otro. Nosotros podemos interceder por otras personas.

En su lecho de muerte, San Dominic dijo, “No lloren, porque seré más útil para ustedes después de mi muerte y podré ayudarlos a ustedes en forma más efectiva que durante mi vida.”

Los funerales católicos celebran esta conexión espiritual. Durante la Misa de Entierro Cristiano, la Iglesia pide por la asistencia espiritual del que se fue y consolación para los que aún viven. La liturgia del funeral también reitera la creencia Católica en la resurrección del cuerpo.

“Creer en la resurrección de los muertos ha sido un elemento esencial de la fe Cristiana desde sus comienzos.”

– Catecismo de la Iglesia Católica, N. 991

LA RESURRECCION DEL CUERPO

Jesús nos aseguró que los muertos serán resucitados (Mateo 22:23-33). Los católicos creen que cuando Jesús regrese al final del mundo, los cuerpos de los muertos serán reunidos con sus almas en la misma manera que Jesús fue resucitado en el primer día de Pascua.

Las Escrituras describen el cuerpo resucitado de Jesús como glorificado con la habilidad de pasar a través de puertas cerradas (Juan 20:26). Pero las heridas de Su Crucifixión permanecían, y El era capaz de comer con sus discípulos. “Miren mis manos y mis pies, soy yo; tóquenme y fíjense bien”, El les dijo, “porque un espíritu no tiene carne ni huesos como ustedes ven que yo tengo”. (Lucas 24:39).

San Pablo explicó que el cuerpo es corruptible cuando es sepultado, pero que será incorruptible cuando sea levantado. “Al sembrarse es cosa despreciable, al resucitar será glorioso. Lo sembraron impotente (sin vigor ni fuerza), pero es levantado lleno de vigor. Es sepultado un cuerpo animal, es resucitado un cuerpo espiritual” (1 Corintios 15:43-44).

Debido a estas creencias, la Iglesia cuida el cuerpo de los difuntos con gran respeto. En el pasado, las cremaciones fueron condenadas por esta razón. La cremación ahora está permitida en cuanto se haga con la misma fe de que el cuerpo será resucitado, y no como negación.

La Iglesia nos invita a prepararnos para la muerte a través de la oración, el arrepentimiento, rendirnos a la voluntad de Dios, y aceptar nuestra mortalidad.

“Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte”

CUANDO ALGUIEN QUE AMAS ESTA MURIENDO

• No evites a la persona.

• Permite que la persona hable acerca de la muerte.

• Comparte tus propias creencias sobre la muerte y vida después de la muerte.

• Incentiva a la persona a hablar con un sacerdote. El Sacramento de la Unción para los Enfermos debiera ofrecerse a cualquiera que tenga una enfermedad seria.

• Toca a la persona. Tomarle la mano a una persona puede calmarlo y darle seguridad.

• Permite que la persona hable del pasado. No hagas expresiones de lamento. Incentiva todo intento de perdonar o de pedir perdón.

• Si la persona experimenta visiones o voces de Jesús o de gente que ya ha muerto, no lo contradigas o trates de dar explicaciones diferentes. Tu inhabilidad de ver o escuchar no significa que lo que está sucediendo no sea real.

• No ocultes tus emociones. Llora con la persona. Ríe con la persona.

• Reconoce que hablar no siempre es necesario. Quédate quieto. Quédate en silencio.

• Reza por la persona.

• Pídele a la persona que rece por ti ahora y después de su muerte.

• Cuando llegue el momento de decir adiós, asegura a la persona que lo amas, que le estás agradecido, y que lo perdonas de todo.

“Ningún hombre entra al Cielo solo. Nosotros traemos otros con nosotros, o nosotros somos llevados por otros.”

– Tomás Merton

Puedes descargar el documento ” muerte pdf ” en tu computador y compartirlo si así lo deseas, usando el siguiente link.

Muerte_y_Vida_despues_de_la_Muerte.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *